Las necesidades del mercado y de los clientes están en constante cambio y cada vez lo hacen con mayor rapidez, lo que hoy es nuevo mañana ya es viejo, lo que hoy sirve mañana ya no sirve, los productos y servicios aparecen y desaparecen cada vez con mayor rapidez.

Cada día aparecen nuevas tecnologías más complejas, nuevos competidores a nivel local y global, nuevos productos y servicios a menor coste y con mejores prestaciones y características, nuevas regulaciones y condicionantes, etc.

Integrar la innovación en el sí de las organizaciones se ha convertido en una necesidad para mantener la competitividad y asegurar la supervivencia de las empresas, sean del tamaño que sean.